martes, 30 de enero de 2018

Descendiendo el río Huerva en cicloturismo tranquilo

Enlazando con mi anterior entrada, más un artículo de opinión que de cicloturismo, os propongo una ruta que desciende el río Huerva.
Esta ruta empieza en el tren de Teruel. En este blog es marca de la casa: nada de vehículo privado a motor.  Tanto desde Zaragoza como desde Valencia o Teruel es viable llegar con tren a Ferreruela de Huerva, a 16 kms de Fonfría, lugar aproximado de nacimiento del Huerva. Con mala suerte te tocará montar en el tamagotchi, un tren que debería llevar jubilado 20 años y que sigue en uso.
Un inconveniente: los trenes que nos dejan en Ferreruela llegan a última hora de la tarde, esto limita la distancia que podremos pedalear antes de que anochezca.


Uno de los llamados tamagochi que aún funcionan en Aragón

Desde Ferreruela una estrecha carretera, que se bifurca en Lagueruela, sube hasta Fonfría y es un ejercicio de ida y vuelta al punto de partida. Es una carretera de subida constante que remonta 400m de altura y se puede hacer por dos variantes de, aproximadamente, la misma distancia.




En Ferreruela el Huerva es poco más que una acequia de aguas limpias y de allí sale la carretera que nos conduce a Cucalón donde un puente medieval cruza el río. Idea de los muchos años que lleva habitada la zona son los puentes que encontraremos a lo largo del trayecto. En Villahermosa también hay uno y de allí se puede ir por pista de tierra, en buenas condiciones, o carretera a Badules. En cualquier caso el río irá a nuestro lado como una permanente línea de arbolado. En Badules nos encontramos con una surgiente de agua de excelente calidad junto a la iglesia. Este manantial no se encuentra afectado tan seriamente como otros acuíferos por la contaminación de nitratos y otras sustancias procedentes de la agricultura intensiva.


La fuente de Badules

En mi última ruta hice noche en Romanos, gracias a la hospitalidad de Ana. No hay muchos hospedajes, aunque tampoco es un gran problema acampar por libre y, caso de mal tiempo, hay varias ermitas por la zona.


La ruta en bici desde Badules a Villadoz transita por un camino agrícola desde el que se divisa a un lado la sierra de Cucalón y al otro la autovía que divisaremos a lo largo de varios tramos del camino. En Villadoz hay un estupendo horno de pan y repostería tradicional. Muy recomendable.


El río a su paso por Villadoz


De allí otro corto paseo nos lleva a Villareal de Huerva y Mainar, dos pueblos casi pegados que viven del cereal, como buena parte de la comarca. En Villareal se halla el conocido silo con el banderón de España que todo el mundo divisa desde la autovía A-23. Toda una paradoja, una autovía que transitan miles de vehículos diarios, que atraviesa un desierto poblacional. La autovía se vendió como una forma de vertebrar el territorio pero, en realidad, se limita a unir Zaragoza y Valencia con una paradita en Teruel. Entre tanto un rosario de pueblos diminutos y la histórica Daroca que se quedó a un lado.



El recorrido discurre obligatoriamente por la carretera N-330, ahora casi sin tráfico, que nos ofrece vistas sobre el río que tan pronto pierde como gana caudal.
Se llega a Cerveruela, pequeño pueblo rodeado casi en todo su perímetro por el río que proporciona un agradable entorno de sombra. Una parada en el albergue, que también es bar y restaurante, es imprescindible, pues es el único bar abierto todo el año en bastantes kms a la redonda.


Desde allí hasta Vistabella el río se encañona y proporciona un paisaje tranquilo y húmedo con algún remanso que permite incluso el baño y que es punto de excursiones. Ojo con el firme de la carretera, en mal estado y con algún bache importante.
Tras varios sube-bajas se llega a Vistabella, donde es frecuente encontrar el río completamente seco.
Opté por ser más o menos fiel al curso del río lo que solo recomiendo si se está muy animado a pedalear por una pista en mal estado y llena de cuestas. Desde Aladrén parte la pista que, llevándonos por el monasterio abandonado conocido como el Santo te deja en la parte alta de Tosos rodeando el pantano de las Torcas. Encontrarse con los restos de un monasterio románico en mitad de ninguna parte es, como poco, chocante. Es lo que se conoce popularmente como el Santo y que fue una próspera comunidad monástica probablemente hace unos siglos, que bebía de las aguas del Huerva.


Paraje del Santo en Tosos

La llegada a Tosos, tras el palizón de pistas y senderos, fue providencial. Un buen rato de descanso y hasta Villanueva de Huerva, con otro puente medieval sobre el río.
Desde allí es tan simple como dejarse caer, por otro largo tramo sin poblaciones, hasta Mezalocha, en un cerro que domina el pantano, donde aproveché para hacer noche. Eso sí, se puede seguir perfectamente hasta Zaragoza del tirón pues es todo cuesta abajo.



El último tramo del Huerva también es el más poblado y es recorrido por muchos ciclistas, sobre todo de BTT.
Hasta Muel es una bajada de 7km desde Mezalocha que nos deja en el paraje del Parque Municipal, un espacio que se halla junto a la conocida ermita Ntra Sra de la Fuente que conserva pinturas de Goya.
Tras la parada obligada en el parque de Muel es mejor tomar tramos de caminos agrícolas paralelos a la N-330, pues en esta zona tiene tramos que pueden ser peligrosos. En María de Huerva ya tomamos el camino que discurre por la margen derecha del río y que no abandonaremos hasta Zaragoza capital. Por él probablemente nos cruzaremos con más ciclistas y nos ofrece vistas desde lo alto de una zona muy urbanizada. No olvidemos que Cuarte de Huerva es el segundo municipio español en multiplicar su población en los últimos años.


Castillo de Cadrete


Una curiosidad: se pueden avistar cabras montesas en las cercanías de Cadrete. No te falla la vista si ves alguna, se han extendido por todo el valle del Huerva moviéndose por las sierras cercanas.
Y todo el recorrido también es un paisaje industrial de los cercanos polígonos y territorio de unifamiliares.
Llegar a Cuarte es fácil. Un poco más lioso es encontrar la senda del Huerva que nos lleva a Zaragoza tras atravesar una fea zona de talleres y escombreras hasta la Fuente de la Junquera.




Desde allí es un paseo ya cruzar la ciudad por el carril bici hasta el entorno del Parque Bruil y la desembocadura. Todo ello señalado y totalmente plano.




Desembocadura del Huerva

No hay comentarios:

Publicar un comentario